Farasdués.

Desde el punto de vista arquitectónico esta iglesia es renacentista (siglo XVI), aunque hay algunos añadidos barrocos. En su interior las bóvedas destacan por su armonía. Tiene un retablo de finales del siglo XV, en donde se representa a Santa Ana, la Virgen y el Niño. También nos encontramos con un retablo barroco con la imagen de la patrona de Farasdués, Nuestra. Señora de la Esperanza. Otras imágenes que podremos contemplar son las de Santa Bárbara y San Antonio.

En esta iglesia fue bautizado Antonio Ebassun, Martincho, torero que fue inmortalizado por Francisco de Goya en numerosos aguafuertes.